Localización - Contacto - Login

Los Claretianos en Valladolid

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

1. PRIMERA FUNDACIÓN (Finales del s. XIX)

Los Misioneros Claretianos se establecieron por primera vez en la ciudad de Valladolid a finales del siglo XIX, casi al mismo tiempo que en la ciudad de Medina de Rioseco. Regentaron la iglesia de San Juan de Letrán, en el Campo Grande y tuvieron su domicilio en la Acera de Recoletos, n.º 13, 2º.

Además de la atención a la iglesia, atendieron sus predicaciones por toda la región.

Aquella primera fundación no pudo cuajar. Sólo duró unos quince meses.

Sin embargo esta breve presencia claretiana ha quedado registrada en el plano más antiguo e importante de la ciudad que el arquitecto municipal, Agapito y Revilla, acababa de descubrir. Este plano que se remonta a 1738, fue descubierto en un estado muy deteriorado.

Agapito y Revilla, con sumo cuidado y paciencia, logró calcarlo, copiando en él la relación actualizada de los puntos notables. Pues bien, en el apartado de Ayudas de Parroquia, n.º 22, anota lo siguiente: «San Juan de Letrán, de San Ildefonso... Ocuparon la iglesia más tarde, en 1894, los Misioneros del Inmaculado Corazón de María...».

2. LOS MISIONEROS CLARETIANOS EN LA CIRCULAR

Al llegar a Valladolid, en esta segunda fundación, los Misioneros tuvieron su residencia provisional en la Rectoral de San Pedro, en la calle Chancillería, núm. 10, desde septiembre de 1941 al mes de abril de 1944. Sin iglesia propia, atendían a varias capellanías y a los numerosos encargos de predicación en la ciudad y en la región.

Durante este tiempo colaboraron activamente en la consagración de la Diócesis, al Inmaculado Corazón de María, en los primeros meses de 1943. El P. Janáriz, primer Superior, estableció en varios centros educativos, la Asociación de Infantes del Inmaculado Corazón de María, que el mismo Padre había fundado en Aranda de Duero.

El 25 de abril de 1944 la Comunidad pasó a la vivienda que se había venido preparando en la calle Fructuoso García, 9 (hoy, calle Padre Claret, 3). En la planta baja se había habilitado una pequeña capilla, mejorada y ampliada en varias ocasiones, y dotada más adelante con una campanita para congregar a los fieles a las horas de culto. Esta capilla constituyó el centro de culto durante más de veinte años, hasta la construcción de la primera iglesia en 1965.

Por la mañana había varias misas desde horas muy tempranas. Por la tarde no podía faltar el rezo del santo Rosario y los tradicionales cultos vespertinos (novenas, meses de mayo, junio y agosto), que fueron cediendo el lugar principal a la misa vespertina, cuando éstas fueron autorizadas. Los domingos y festivos las misas eran más numerosas y solemnes, con la homilía y los cantos correspondientes. El servicio de los confesionarios estaba atendido regularmente por los titulares, que tenían sus horas señaladas, y acudían también, a cualquier hora en que era requerido su servicio. La capilla era centro de diversas asociaciones que fomentaban el culto y la vida cristiana de los fieles.

La primera y principal era la «Archicofradía del Corazón de María». Esta asociación estaba ya establecida en Valladolid, desde primeros de siglo, en la Parroquia de San Esteban. La parroquia de San Esteban, de que aquí se habla, es la iglesia que la Compañía de Jesús había tenido en la actual calle del Santuario, junto al Colegio de Escoceses, tan ligada a las revelaciones del Corazón de Jesús (y del Corazón de María), al jesuita P. Hoyos. Por los años 40, después de dejar de ser parroquia, comenzó a llamarse Santuario Nacional de la Gran Promesa.

El triduo de inauguración de la Archicofradía (19-21 de abril de 1901), lo predicó el P. Arturo Menán, claretiano de la residencia de Bilbao. Ahora establecidos los Misioneros en Valladolid, implantan la Archicofradía en su pequeña capilla el 20 de mayo de 1945 con la autorización y la presencia del Sr. Arzobispo.

Pronto se pasó del medio millar de socios, y desde el primer momento, bajo la presidencia de la Srta. Pura Lebrero, la Archicofradía fue una eficaz promotora de la devoción y el culto al Corazón de María.

En segundo lugar hay que mencionar la simpática asociación de los Infantes del Corazón de María que fue erigida en la capilla el 2 de febrero de 1946 con la intervención de su Director el P. Prudencio García, y la aprobación entusiasta del Superior de la Comunidad que, como se sabe, fue el iniciador en España de esta Asociación y seguía siendo el Director general de la misma. Un centenar de niños del barrio fueron los primeros en apuntarse como socios.

El P. Cruz Ripa, que en 1951 está al frente de los Infantes, funda a primeros de mayo la «Juventud Cordimariana Femenina» que comienza a funcionar perfectamente en sus secciones de Catequesis, Caridad, Piedad, Propaganda y Biblioteca.

El mismo P. Ripa, tres años después, puso en marcha la «Juventud Cordimariana Masculina», y el 16 de julio de 1954 tenía lugar en nuestra capilla la imposición de insignias al grupo de 40 jóvenes que componían la Primera Promoción de Jóvenes Cordimarianos.

Hacía muchos años que el P. Janáriz, como nos cuenta él mismo, había introducido la «Visita Domiciliaria del Corazón de María» en Valladolid. Fue en 1916, en octubre con motivo de predicar la novena del Corazón de María, que sería naturalmente en la parroquia de San Esteban, donde seguía funcionando con vida vigorosa la Archicofradía. Cuando los Claretianos abrieron su capilla, debía seguir este grupo de 14 coros de 30 familias cada uno, radicado en la misma iglesia, convertida recientemente en Santuario Nacional de la Gran Promesa. Y es natural que quisieran fundar otro grupo en su capilla. Pero hasta 1954 no se menciona este nuevo grupo de urnitas, en los resúmenes anuales. Esta Asociación es la que mejor ha resistido los inevitables cambios de los tiempos, y sigue aún funcionando en el día de hoy.

En cambio, sí se subraya por los años de nuestra historia la existencia y funcionamiento de «Filiación Cordimariana» que tenía aquí sus retiros, sus círculos de estudio y recibían en la capilla la atención espiritual de los Misioneros. Como también el «Centro de Catequesis», que venía funcionando desde la apertura de la capilla con asistencia de unos 400 niños.

Pero el objetivo principal de las tareas de Comunidad no era la capilla. Como en cualquier otra Casa-Misión, el trabajo principal se orientaba, al estilo de San Antonio M. a Claret, a la predicación itinerante por pueblos y ciudades de la región en misiones populares, ejercicios espirituales, novenarios y otras modalidades de menor duración, como sermones sueltos, conferencias, panegíricos, etc.

Durante algún tiempo radicó aquí el llamado «Equipo Misionero de la Provincia religiosa de Castilla». A cualquier sitio donde eran llamados acudían para predicar el Evangelio. En el libro correspondiente aparecen los lugares y el tipo de predicación realizada. Allí figura toda la provincia de Valladolid y pueblos y ciudades de toda la región de Castilla y León. Incluso en los últimos años de este período, varios sacerdotes de esta Comunidad estuvieron incorporados al equipo misionero que la Conferencia de Religiosos tuvo desplegado por toda la América Española. Como dato significativo de esta desbordante actividad, señalamos que en estos 25 años se superó con mucho la cifra de 1.500 entre misiones populares, ejercicios espirituales y novenarios. Cuando la Comunidad asume en 1966 el compromiso de la parroquia, disminuye esta actividad exterior, para centrarse en las tareas en favor de los fieles encomendados en torno a la Plaza Circular.

3. RESIDENCIA UNIVERSITARIA (Casa del Barco: 1952-1968)

A finales del año 50 la Comunidad Claretiana de Valladolid hace gestiones ante el Gobierno Provincial sobre la fundación de una Residencia de Estudiantes Universitarios. Expone la conveniencia de hacer una fundación digna en esta capital.

El cronista local relata los hechos de esta manera: «La Comunidad da para ello razones morales, sociales y hasta económicas. El bien espiritual que se puede hacer a los jóvenes, el apostolado entre los mismos en época difícil de su vida; el estar enclavada la nueva residencia en lugar privilegiado, entre edificios oficiales y particulares de la mayor importancia, permitirá relacionarnos y darnos a conocer por vivir en un barrio pobre y retirado» (Crónica, p. 3).

El 1 de septiembre de 1952 se abría oficialmente la nueva Residencia «Corazón de María», en la calle Gamazo 1 (Casa del Barco), llegando a superar los 52 estudiantes a mediados de octubre. En los años siguientes la Residencia logró albergar a un centenar de estudiantes en su mayoría de las provincias limítrofes de Valladolid, de Asturias y del País Vasco.

Muy pronto se abrió en el piso bajo una Capilla para los actos religiosos de la Residencia, y abierta también a los feligreses de la zona. El objetivo primordial de la Residencia era el acompañamiento personal de los estudiantes durante sus estudios universitarios. Un Padre, el «Director Espiritual», tenía la misión de acompañar a cada universitario en su formación humana, espiritual y profesional. Merece una especial atención la promoción humana y cristiana de los estudiantes en una barriada de gitanos llamada «Graveras» de S. Isidro y Fuente de la Salud, a las afueras de la ciudad. Esta labor humanitaria con los gitanos duró desde el año 62 hasta el 68.

Esta Residencia Universitaria permaneció abierta hasta el mes de julio de 1968. Motivos extrínsecos y ajenos a la misma, obligaron a abandonar una actividad juvenil que dio abundantes frutos por espacio de 16 años.

Sin embargo, el vacío que deja la Residencia vallisoletana ha venido a ser llenado por la acogida de la Comunidad de C/ P. Claret, 9 abriendo en ella una pequeña Residencia Universitaria con capacidad para 38 estudiantes. Esta residencia permaneció abierta desde el 68 hasta febrero del 75.

3 Mensajes del foro

  • Los Claretianos en Valladolid 2 de junio de 2010 19:46, por glenda zelaya de hernandez

    FELICIDADES PADRES
    esa perseverancia a hecho que la palabra de Dios se extienda, son muy dignos de llevar el nombre de ese gran santo
    aqui el la ceiba honduras han hecho una mision grandisima desde 1960
    y todabia continuan

    sigan adelante que hay tanta gente que los necesita
    aparte hay un profundo amor por esa gran obra

    con cariño saludos de la ceiba

    Responder este mensaje

  • Los Claretianos en Valladolid 23 de enero de 2011 23:17, por José Angel Mozo Guerro

    Feliz de haber leído la historia claretiana en Valladolid.
    Contento de haber podido recordar los años de mi infancia y juventud, vividos en "la capilla" (no tenía otro nombre).

    Lamento lo poco que se dice de la Juventud Cordimariana femenina y masculina de aquellos años en los que P. Alberto Barrios la seguia con entusiasmo y no poca fatiga.

    Con los estudiantes de la residencia íbamos a las chabolas de los gitanos y también a un piso de la misma calle P. Claret, donde se tenian clases para alfabetizar.

    No puedo olvidar las "obras" de teatro que haciamos, no solo en la Capilla, sino también en el Hospital -con los llamados incurables" y el Sanatorio, me parece recordar, de Viana.

    No comento más porque resulta el comentario mayor que la história, pero si quiero decir que allí, en la capilla, surgió mi vocación sacerdotal y continua mi particular devoción al Corazón de Maria y al Padre Claret.

    Responder este mensaje

  • Los Claretianos en Valladolid 25 de enero de 2012 11:37

    En la misma calle del Padre Claret de Valladolid y en la misma acera de "la capilla" existía el Grupo Escolar San Fernando.
    Soy antiguo alumno de aquel Grupo Escolar (1955-1961) que por su situación pertenecía a la Parroquia de San Andrés, pero que por proximidad geográfica los escolares eramos atendidos religiosamente por los PP. Claretianos.
    Allí realizabamos los Ejercicios Espirituales. Recuerdo, pasados tantos años la bonhomía del Padre Paulino Bueno y la "severidad" del Padre Oquillas, así como jóvenes que les ayudaban a "encauzar" a aquella chiquillería. El recogimiento espiritual que se conseguía en aquella pequeña capilla no se conseguía en otros magníficos templos de la ciudad.
    Muchas gracias a los PP. Claretianos.

    Responder este mensaje


moderado a priori

Este foro está moderado a priori: tu contribución no aparecerá hasta haber sido validada por la administración del sitio.

¿Un mensaje, un comentario?
  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)

¿Quién eres? (opcional)


Agenda
« septiembre de 2017 »
L M M J V S D
28 29 30 31 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 1
Pr�ximamente...