Localización - Contacto - Login

Est�s aqu�: Portada > Cuaresma

Iniciamos la Cuaresma

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

CUARESMA 2012

 
Cada año la Cuaresma nos ofrece una ocasión providencial para profundizar en el sentido y el valor de ser cristiano, y nos estimula a descubrir de nuevo la misericordia de Dios para que también nosotros lleguemos a ser más misericordiosos con nuestros hermanos. (Benedicto XVI)
 
 
La Cuaresma es:
 
Ponerse a cultivar el viejo huerto
que tienes dentro mismo de tu casa,
y que el nardo florezca y dé perfume
en los días cercanos a la Pascua.
 
 
 
LA CUARESMA, TIEMPO FAVORABLE
 
 
Aunque «todo el tiempo está en Dios como en una gavilla», aunque cada día es un regalo de Dios, ahora puede ser un tiempo especialmente gratificante.
 
Empezamos una etapa distinta de nuestro caminar cristiano. La Cuaresma es «un camino de preparación espiritual más intenso, nos dispone a celebrar mejor la Pascua, hacer experiencia del poder de Dios» (Benedicto XVI)
 
Hacer experiencia. No nos conformamos con cumplir unos preceptos, celebrar unos ritos o escuchar unas palabras. Lo que necesitamos es experimentar el poder y la gracia de Dios.
 
Un Dios que se complace en perdonar y bendecir, que nos acompaña en el camino, que cambia nuestro luto en danzas, cura nuestras heridas con el aceite del consuelo y el vino de la esperanza.
 
Un Dios que es capaz de dar la vida por mí: Me amó y se entregó por mí (Ga 2,20) He aquí la fuerza poderosa que nos salva y nos capacita para vivir en el amor.
 
Pero en la Cuaresma ¿no hay que ayunar y guardar abstinencia, rezar más y hacer sacrificios, cargar con la cruz? Sí, pero todo eso tiene que brotar de una fuente secreta e íntima.
 
No se puede hacer por imposición, sino porque quema el corazón.
 
«El verdadero ayuno tiene como finalidad comer el alimento verdadero, que es hacer la voluntad del Padre» (cf. Jn 4,34) (Mensaje cuaresmal)
 
Ayunamos de pan para comer manjar del cielo.
 
«No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra de Dios» (Mt 4,4)
 
Y ayunamos para que no tengan que ayunar otros hermanos.
 
Que tu corazón se convierta en fuente de misericordia, cuando reces, cuanto te mortifiques, cuando cargues con la cruz. Entonces brillará tu luz.
 
Reza el Padrenuestro, pero sintiéndote hijo y hermano de todos.
 
Ayuna y no comas tanto, pero para sentar a tu mesa al hambriento.
 
Haz el Vía Crucis, pero carga con la cruz del hermano. Si lo miras desde la misericordia, no pesará tanto.
 
Y comulga, pero experimentando con fuerza la Pasión y la Pascua de Cristo, que se entregó por amor. Sólo así, cuando nos sentimos incondicionalmente amados, nuestra vida puede abrirse a la mayor esperanza.
 

 

(Tomado de: El buen olor de Cristo- Cuaresma y Pascua 2010).

 

 


Agenda
« noviembre de 2017 »
L M M J V S D
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 1 2 3
Pr�ximamente...

  • CRISTO REY(26 de noviembre)