Localización - Contacto - Login

Evangelio 12 de Enero

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

BMP - 54 KB

Lectura del santo evangelio según san Mateo (3,13-17):

En aquel tiempo, fue Jesús de Galilea al Jordán y se presentó a Juan para que lo bautizara. Pero Juan intentaba disuadirlo, diciéndole: «Soy yo el que necesito que tú me bautices, ¿y tú acudes a mí?» Jesús le contestó: «Déjalo ahora. Está bien que cumplamos así todo lo que Dios quiere.» Entonces Juan se lo permitió. Apenas se bautizó Jesús, salió del agua; se abrió el cielo y vio que el Espíritu de Dios bajaba como una paloma y se posaba sobre él. y vino una voz del cielo que decía: «Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto.»

Comentario

En todos los pueblos de la Galilea se empezó a correr la voz: - Allá en la Judea, a las orillas del Jordán, ha aparecido un profeta, Juan. Su mensaje consiste en predicar un bautismo de conversión y anunciar que el Reino de Dios está cerca. Todos tienen el oído atento. Se cumple lo que dijo Zacarías cuando nació la criatura: “Y tú, niño, serás llamado profeta del Altísimo, porque irás delante del Señor a preparar sus caminos”. Se terminaron los años de familia en Nazaret por parte de Jesús. Y llegado al Jordán, se mezcla entre tantos hombres que piden el bautismo mientras expresan el dolor por sus pecados, aunque Jesús no conozca el pecado. Juan no ha visto nunca a Jesús. Pero el Espíritu Santo le intuye lo más profundo de su ser, y exclama turbado: “¿Tú vienes a que yo te bautice, si soy yo quien debe ser bautizado por ti?”... Jesús quiere participar la suerte de los que sienten ser pecadores. Se solidariza con todos, y se pone a disposición del Padre, y aparece el Espíritu Santo sobre Él en forma de paloma, y se deja oír potente la voz del Padre: “¡Éste es mi Hijo querido, en el que tengo todas mis complacencias!” Y el Espíritu le infundió la plena conciencia de ser Hijo de Dios y la misión de llevar a todos la salvación. Así nos cuenta Mateo en el Evangelio de hoy aquella escena sublime. Y comienza el cumplimiento de la misión de Jesús, con el anuncio del Reino de la nueva salvación. Juan ha preparado el camino con el bautismo del Jordán a los que esperan la llegada del Cristo: “Yo os bautizo en agua. Pero recibid al que viene detrás de mí, porque Él os va a bautizar con Espíritu Santo. Y preparaos para su venida. Allanad para el Señor el camino, que lo tenéis lleno de altibajos. Enderezadlo, que está muy torcido. Que desaparezcan los baches y las piedras, de modo que el Señor pueda caminar sin estorbos”. Así disponía Juan a la gente para recibir el Bautismo que traería el Cristo anunciado. En nuestro bautismo se nos dio el Espíritu Santo, que como en Jesús clama en nosotros “¡Abba, Padre!” y se nos reconoce como hijos por adopción. Habitando el Espíritu en nosotros nos configuramos con Cristo y nos hacemos herederos de sus promesas. Agradezcamos a Dios el sublime don de ser hijos de Dios. Que Él nos guie y llevemos a todas las partes la luz de la salvación. (A.C.P.)


Agenda
« agosto de 2017 »
L M M J V S D
31 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3
Pr�ximamente...