Localización - Contacto - Login

Evangelio 10 de Marzo

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Lectura del santo evangelio según san Mateo (25,31-46):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

BMP - 148.3 KB

«Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones. Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda. Entonces dirá el rey a los de su derecha: "Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme." Entonces los justos le contestarán: "Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?" Y el rey les dirá: "Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis." Y entonces dirá a los de su izquierda: "Apartaos de mí, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis." Entonces también éstos contestarán: "Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?" Y él replicará: "Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo." Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.»

-  Lv 19,1-2.11-18: Juzga con justicia a tu conciudadano.
-  Mt 25,31-46: Lo que hicisteis a uno solo de éstos, mis hermanos menores… La santidad de Dios es un referente obligatorio para el creyente, llamado a ser santo como Él: “Seréis santos, porque yo, el Señor, su Dios, soy santo.” No se trata de la santidad pasiva que deviene de la observancia de la ley sino de aquella otra santidad activa que es resultado de la práctica efectiva de la justicia y de la compasión. En lo que hacemos o dejamos de hacer con los hambrientos, los sedientos, los migrantes, los sin techo ni vestido, los enfermos y encarcelados, está hipotecado el futuro de nuestra vida. En esta actitud está ya en juego la sentencia del juicio final. Nuestra salvación pasa por sus necesidades asistidas.


Agenda
« diciembre de 2017 »
L M M J V S D
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Pr�ximamente...

  • III DOMINGO DE ADVIENTO(17 de diciembre)