Localización - Contacto - Login

¿De qué tengo yo que desprenderme?

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Para responder a la propuesta que Jesús hace al joven, “va, vende lo que tienes…” hemos de preguntarnos: ¿De qué tengo que prescindir?

Los bienes, en sí, no son malos: nos permiten salir al encuentro de las necesidades de los demás, ayudar, ser solidarios…

Lo peor de los bienes no está en ellos. Está en las personas y en su manera de usarlos. Podemos hacernos esclavos de ellos y ahí está la desdicha :

-  en estar más pendientes del tener que del ser;

-  en tender a acaparar más que ayudar a los demás;

-  en aparentar más que el dar;

-  en acumular más que pensar en la solidaridad, etc.

Son algunos ejemplos que, en definitiva, lo que nos ocurre es que nos vamos distanciando del evangelio.

Sin duda, todos tenemos algo de lo que desprendernos: Puede ir desde el desprendimiento de bienes materiales, como de lo que, en ocasiones, consideramos bienes: el genio, la soberbia, el egoísmo, la tristeza, el desencanto, el pesimismo…

Creo poder decir que en todo esto todos tenemos bastantes caudales en el banco de nuestro corazón.

Para seguir a Jesús, ¿no tendremos que hacer algunos esfuerzos para liberarnos de muchas de estas ataduras?

P. Sindo, cmf.


Agenda
« agosto de 2017 »
L M M J V S D
31 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3
Pr�ximamente...